Las agencias de informes crediticios venden tu informe crediticio a otras empresas para que puedan decidir si prestarte dinero, venderte un seguro, alquilarte una casa o darte un trabajo. Los informes de crédito son de vital importancia porque proporcionan la base para tu puntaje de crédito.

Tu puntaje crediticio

Si bien tu informe de crédito recopila información sobre tu historial de deudas, tu puntaje de crédito es un número único que resume todos esos datos.

La calificación crediticia ha existido durante décadas de una forma u otra. Solo se volvió ampliamente utilizado durante la década de 1980 después de que Fair Isaac (ahora conocido como FICO) desarrolló un nuevo tipo de puntaje crediticio llamado puntaje FICO.

Para generar tu puntaje de crédito, FICO toma datos de tu informe de crédito personal y compara esta información con datos similares de millones de otras personas. Luego, FICO usa fórmulas para comprimir toda esta información en un solo número, que puede oscilar entre 300 y 850. Este número es una medida de riesgo. Les da a los prestamistas una buena idea de la probabilidad de que les devuelva el dinero. Lo usan para decidir cuánto prestarte, qué tasas de interés cobrar y qué términos establecer.

La Anatomía de un puntaje crediticio

Según FICO, tu puntaje crediticio está determinado por una variedad de factores que predicen la probabilidad de que reembolse el dinero que pide prestado. Tu puntaje de crédito rastrea información de cinco categorías:

Historial de pagos (35% de su puntaje FICO): ¿Pagas tus facturas a tiempo? Si pagas tarde, ¿qué tan tarde? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que no hiciste un pago? ¿Cuántas veces has tenido problemas? Cuanto más responsable hayas sido, mayor será tu puntuación.

Cantidades adeudadas (30%): ¿Cuánto crédito tienes actualmente? De ese crédito, ¿cuánto estás usando? ¿Cuántas de tus cuentas tienes saldadas? Cuanto menor sea el crédito disponible que utilices, mejor será tu puntaje.

Antigüedad crediticia (15%): ¿Cuánto tiempo han estado abiertas tus cuentas? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que los usaste? Cuanto más tiempo hayas tenido en cuenta, mejor será tu puntuación.

Combinación de créditos (10%): ¿Cuántos tipos diferentes de cuentas de crédito tiene? (Los dos tipos principales son las deudas a plazos, como un préstamo para un automóvil o una hipoteca, y las deudas renovables, como las tarjetas de crédito). ¿Cuántos tiene de cada tipo? Tu puntaje FICO será más alto si usas una combinación de diferentes tipos de crédito.

Crédito nuevo (10%): ¿Has abierto cuentas de crédito nuevas recientemente? ¿Cuántas? La apertura de nuevas cuentas puede afectar tu puntaje, especialmente si abres muchas a la vez.

¿Qué es un buen puntaje crediticio?

Según FICO, el puntaje FICO promedio es 695. Si bien la compañía no comparte estadísticas detalladas sobre puntajes crediticios, ha publicado la siguiente guía:

Una puntuación FICO de 800+ se considera excepcional.

Un puntaje FICO Score entre 740 y 799 se considera superior al promedio.

Un puntaje FICO Score entre 670 y 739 se considera promedio.

Un puntaje FICO Score entre 580 y 669 se considera por debajo del promedio. (Muchos prestamistas seguirán aprobando préstamos con puntajes en este rango).

Un puntaje FICO Score por debajo de 580 está muy por debajo del promedio y muestra que usted es un prestatario arriesgado.

BONUS:

Algunas tips que puedes hacer para aumentar tu puntaje son:

  • Haz algunos pagos pequeños adicionales para ayudarte a pagar cualquier deuda que tenga
  • Realiza todos tus pagos a tiempo
  • Solo gasta el dinero que tengas y mantén un saldo bajo en cualquier línea de crédito que tengas.

No importa dónde aterrices en la escala, recuerda siempre que hay una serie de factores que debes de tener en cuenta para apoyarte a mejorar tu puntaje.

Por Jenny Pérez (Money Expert)